La norma ISO/IEC 17025 está diseñada para cualquier tipo de laboratorio de ensayo o calibración, independientemente del tamaño de la organización; muchos de ellos funcionan como parte de una compañía o pueden ser el todo de una organización. Para empezar, se debe realizar un diagnostico que permita evidenciar en qué estado inicial arranca el laboratorio, esto es, el personal clave, la infraestructura, los equipos, los reactivos, los métodos, la documentación, etc. Un laboratorio que opere bajo ISO 9001 ya tiene un terreno ganado, puesto que gran parte de la documentación ya está elaborada y solo hará falta construir aquellos documentos que requiera la norma.

Una vez realizado el diagnóstico  se debe realizar una hoja de ruta o un mapa de trabajo que le permita al laboratorio ir cumpliendo con todos los requisitos de la norma. La alta dirección debe estar plenamente comprometida y en disposición de realizar toda la inversión y  ajustes que se necesiten, para ello es necesario que se designen los rolles al personal clave del laboratorio, así, se debe contar por lo menos con un director (a), un líder de calidad, unos responsables técnicos, unos analistas y un personal de apoyo.

Si en la organización no se cuenta con el personal competente para llevar a cabo la dirección del proyecto, se hace necesario contratar a empresas o personas con la experiencia y competencia necesaria para que realice esta función. Esto es clave dado que con una buena asesoría se puede ahorrar mucho tiempo y dinero en el camino.

Cuando se haya cumplido con todos los requisitos de obligatorio cumplimiento de la norma se debe realizar una auditoria interna con expertos técnicos que dominen los métodos de ensayo o calibración incluidos en el alcance de la acreditación, y un experto en la parte de calidad quien auditará el sistema de gestión. Si en dicha auditoria se registran hallazgos o no conformidades se debe implementar de inmediato un plan de acción para dichos hallazgos.

Cuando el plan de acción esté cumplido se debe realizar todo el trámite ante el organismo acreditador de cada país, para el caso de Colombia es ONAC, quien en los plazos establecidos evaluará si el laboratorio cumple o no con los requisitos técnicos y de gestión de la norma ISO/IEC 17025, de ser así, dicho organismo otorgará la acreditación en el alcance que el laboratorio haya definido.

Como esta norma se basa en el ciclo PHVA (planear, hacer, verificar y actuar) el laboratorio debe estar revisando su sistema técnico y de gestión en todo momento, y apuntarle siempre a la mejora continua.

La imagen de esta entrada es gracias a pixabay

v

Guía para Calibrar Instrumentos de Volumen

Aprende a calibrar tus propias pipetas, micropipetas, buretas, etc. Descarga la guía GRATIS

Gracias por suscribirte!!